Strona G³ówna   Kontakt   Warto przeczytaæ Jeste¶ 232839 go¶ciem.
 
Madre Sofía de Maciejowski Czeska

Fundadora de la escuela y de la Congregación de las Virgenes de la Presentación de la Santísima Virgen María
(Congregatio Virginum a Praesentatione Beatae Mariae Virginis)




   En la historia de la Iglesia, desde la antigüedad hasta nuestros días, abundan ejemplos admirables de personas consagradas que han vivido y viven la aspiración a la santidad mediante la labor pedagógica y que, a su vez, proponen la santidad como meta educativa. De hecho, muchas de ellas han alcanzado la perfección de la caridad educando. Este es uno de los dones más preciados que las personas consagradas pueden ofrecer hoy también a la juventud, brindándole un servicio pedagógico rico de amor (...) [Exhortación Apostólica del Santo Padre Juan Pablo II "Vita Consecrata", 96]

   El Santo Padre se dirigió a los miembros de los Institutos de vida consagrada, que se dedican a la obra educativa, invitándoles que sean fieles a su carisma originario y a sus tradiciones, conscientes de que el amor preferencial por los pobres tiene una singular aplicación en la elección de los medios adecuados para liberar a los hombres de esa grave miseria que es la falta de formación cultural y religiosa [íbidem, 97]

   Una de estas personas que con todo su afán se dedicaban a la labor educativa es la Sierva de Dios Madre Sofía de Maciejowski Czeska. Nació en Polonia en el an~o 1584. Fue hija de Mateo Maciejowski y Catalina de soltera Lubowiecka. Sus padres pertenecían a la nobleza, no muy rica, de Pequen~a Polonia, que vivía en las tierras de Cracovia y Sandomierz. Tuvieron muchos hijos: cinco hijos y cuatro hijas. Sofía fue la tercera. Según las costumbres de aquellos tiempos a la temprana edad de 16 an~os se casó con Juan Czeski y adoptó su apellido. Este matrimonio duró sólo 6 an~os. A los 22 an~os Sofía se quedó viuda. No tenía hijos. A pesar de que todavía era joven, bonita, bien acomodada no se casó por segunda vez, aunque tenía pretendientes. Dedicó su vida a las obras de misericordia; se ocupaba sobre todo de las muchachas huérfanas y de familias pobres. Movida por una intención sobrenatural - el amor de Dios y el cuidado de la salvación de las almas - de sus propios fondos organizó para jóvenes en los an~os 1621 - 1627 en sus casas de la calle Szpitalna 18 en Cracovia un Instituto de educación, llamado Casa de las Virgenes de la Presentación de la Santísima Virgen María, conocida también como Casa de Huérfanas. Fue la primera escuela femenina, oficialmente organizada en Polonia. En aquellos tiempos en el país no había escuelas para muchachas. De la educación de éstas se ocupaban sus propias madres. Las Virgenes de las familias más ricas podían tener su maestro particular o se las mandaba a la corte o a un convento. En cambio, las muchachas de familias pobres y huérfanas no disponían de tales posibilidades.

   Los tiempos en que vivió la Sierva de Dios eran difíciles, marcados con muchos sufrimientos: gran mortalidad de la gente, las desgracias de malas cosechas, de inundación, hambre, enfermedades y guerras. Había muchos nin~os huérfanos, en muchos casos descuidados y sin medios para vivir, que sólo podían contar con la ayuda de sus parientes, y en los casos extremos se veían forzados a la mendicidad e inmoralidad. Sofía Czeska, queriendo prevenir estos desafíos y, en consecuencia, el sufrimiento de la gente, dedicó el resto de su vida, como también todos sus bienes a los nin~os necesitados y huírfanos. Trataba de darles, desde la más temprana edad, la mejor educación e instrucción posible, como también la preparación a la vida de adultos y de este modo asegurarles un digno y feliz futuro, tanto en la vida temporal, como en la eterna. La caracterizaba la preocupación por la salvación del nin~o amenazado. Hasta el final de su vida se dedicó al servicio en la educación y en la instrucción, trabajando en el Instituto creado por ella misma, desempen~ando funciones de superiora, educadora y maestra. Con perseverancia y osadía se esforzó por su mantenimiento legal y material: el 31 de mayo de 1627 el obispo de Cracovia Martín Szyszkowski publicó el decreto de erección del Instituto; el 24 de mayo de 1633 este decreto fue confirmado, en nombre de la Sede Apostólica, por el Nuncio Honorato Visconti y el 30 de junio de 1633 por el rey de Polonia Ladislao IV Waza.

   Era un Instituto religioso, organizado según el modelo de una congreagación pero no era congregación religiosa propiamente dicha. Su protector era cada obispo de Cracovia y los Padres Jesuítas de la cercanao iglesia de Santa Bárbara mantenían la tutoría espiritual.

   Deseando asegurar la persistencia de su obra, la Sierva de Dios hizo gestiones para que su Instituto adquiriese el carácter de una congregación religiosa formal, cuyo objetivo más importante sería la educación y la ensen~anza de las muchachas. En su tiempo era una novedad, pues las congreagaciones de vida activa, con los votos simples y sin rigurosa clausura papal comenzaban a aparecer en la Iglesia entonces. Dios llamó a la eternidad a la Sierva de Dios cuando la congregación todavía no estaba instituída. Murió en opinión de santidad el 1 de abril del an~o 1650. Fue sepultada en la iglesia parroquial - en la Iglesia de la Virgen María en Cracovia.

   La Congregación Religiosa de las Virgenes de la Presentación de la Santísima Virgen María (PP. Prezentki) se formó definitivamente después de la muerte de la Sierva de Dios; sus estatutos fueron aprobados el 13 de enero de 1660 por el obispo de Cracovia Andrés Trzebicki. Las normas de la Congregación fueron elaboradas a base de las Constituciones del Conservatorio de S. Eufemia en Roma, que se dedicaba a una actividad educadora semejante. El prólogo a estas leyes escrito por la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska, es su testamento espiritual, prueba de su fe viva y un amor particular a Dios. En él de modo inequívoco determinó el fin y la intención de su actividad. Claramente acentuó el convencimiento de la llamada de Dios para emprender la obra de la educación de las jóvenes como expresión de gratitud al Sen~or por su bondad y su amor. Lo expresó de manera figurada: Dios no necesita nada de nosotros, nos necesita en estos más pequen~os con los cuales se identifica. Estaba convencida que servir a las muchachas en su camino de salvación y santidad era lo más importante. Conforme con la voluntad de Dios: era su deseo ofrecerle todo lo que tenía pero, como constató: Dios como el Sen~or de todas las cosas no necesita ningún don nuestro, sino que manda ofrecerlo a nuestros amigos, siervos, huérfanos y nin~os; y lo que les damos a ellos, es como si se lo diéramos a Él mismo. Por eso consagró toda su vida a los más necesitados. Entre éstos elegí a los más pequen~os y huérfanos, es decir a las pobres virgenes sin recursos, para que de esta pequen~a parte que Dios por su gracia y misericordia me encomendó, obtuvieran buena educación (...).

   La Sierva de Dios fundó su vida espiritual en el culto de la Eucaristía y también en la devoción a la Madre de Dios, de la cual fue una gran admiradora. A María, en el misterio de la Presentación en el templo, la tomó por Patrona de su obra y por el modelo de la donación total, completa a Dios. De este misterio, el que en latín está expresado como "presentatio", proviene el nombre de la comunidad religiosa fundada por la Sierva de Dios - la Congregación de las Virgenes de la Presentación de la Santísima Virgen María es decir de las hermanas de la Presentación, (la memoria litúrgica es el 21 de noviembre). Era la primera congregación religiosa de tal espiritualidad, de tal nombre. El misterio de la Presentación de María esconde en sí un contenido riquísimo, es el misterio de la donación a Dios. Según la tradición de la Iglesia, María, cuando era nin~a pequen~a, fue llevada por sus padres al templo de Jerusalén y allí fue presentada, ofrecida a Dios. María se ofreció a sí misma como un don a Dios. Nosotros también vivimos para ser un don a Dios. Dios se ofrece a nosotros y nosotros también debemos ser un don para Él. Es el fundamento, la esencia de cada vocación, esencia de la vida cristiana. Este don comienza en el bautismo y su complimiento constituye la consagración religiosa. Para ofrecernos cada vez más a Dios debemos presentar constantemente a Él todo lo que vivimos, lo que hacemos, lo que pensamos, lo que sentimos, todas nuestras debilidades, simplemente todo lo que somos. Si es así nuestra vida interior, nos vamos a convertir cada vez más en un don, ofrecido a Dios. Esto nos ensen~a la Madre de Dios en el misterio de la presentación, éste era su método de vida interior, su camino a Dios. Es la idea principal de la vida religiosa de la Congregación de las Hermanas de la Presentación fundada por la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska.

    La espiritualidad de las Hermanas de la Presentación se basa en la continúa vivencia del misterio de "la Presentación de María", el cual se expresa en la incesante respuesta de amor al amor eterno de Dios. La vocación de las Hermanas de la Presentación es no sólo el continúo estar en la presencia de Dios en la oración, en el trabajo y en el sufrimiento, sino también ayudar a la gente joven en la vivencia de su propio misterio de presentación, es decir en su sitúarse frente a Dios vivo que es Amor, y en concebir su vida como respuesta a ese Amor. Así el Cardenal Karol Wojty³a, hoy Santo Padre Juan Pablo II, caracterizó la espiritualidad de las Hermanas de la Presentación en los an~os en que desempen~aba su función de pastor en la capital de San Estanislao, en Cracovia, en las cartas y homilías dirigidas a las hermanas de la Congregación en su fiesta patronal. Este misterio de "la Presentación de María" fue elegido por la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska como modelo a seguir por ella misma, por sus alumnas y las religiosas.

   La Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska, tanto en el transcurso de su vida, como después de su muerte, gozó de opinión de santidad. El recuerdo de su persona, de su gran amor a Dios y de la sensibilidad al infortunio del prójimo se conserva hasta hoy. El 1 de abril de 1995 Su Eminencia Cardenal Francisco Macharski, Metropólita de Cracovia, abrió en Cracovia la investigación canónica concerniente a la heroicidad de virtudes y a la opinión de santidad de la Sierva de Dios; el 20 de noviembre de 1997 fue cerrado el proceso diocesano y los actas del proceso fueron entregados a la Sede Apostólica. Los restos mortales de la Sierva de Dios se encuentran actualmente en la capilla lateral en la iglesia de San Juan (de las Hermanas de la Presentación) en Cracovia.

   La Congregación de las Virgenes de la Presentación de la Santísima Virgen María continúa hoy día la actividad didáctico-educativa, comenzada por la Sierva de Dios en Polonia, manteniendo escuelas, internados, preescolares etc., llevando a cabo toda clase de ocupaciones entre nin~os y jóvenes. Su Casa general se encuentra en Cracovia en la calle ¦w. Jana 7. Allí hay también liceo y gimnasio. Un internado para jóvenes ocupa el edificio que fue domicilio familiar de M. Sofía Czeska en la calle Szpitalna 18 en Cracovia. Siguiendo el carisma de su Fundadora, la Congregación ha emprendido también la labor entre nin~os y jóvenes en Ucrania (Rohatyn, Lipówka, Halicz, Chodorów, Nowosió³ki, Bukaczowce, Bursztyn, Staszowa Wola, Podole).

   Mulierem fortem quis inveniet? A una mujer fuerte quién la encontrará? Pregunta la Escritura Sagrada. La Sierva de Dios Sofía Czeska era no sólo "fortis", sino también "valde prudens" - muy prudente. Intuyó un fin sublime y con valentía lo consiguió, uniendo a esto una fe profunda, un amor de Dios y al prójimo. Rogamos a Dios que nos dé la gracia de que sean reconocidas por la Santa Iglesia la heroicidad de sus virtudes y la santidad de vida para que pueda ser eleveda a la gloria de los altares como patrona de los maestros, educadores y educadoras de los nin~os y jóvenes (P. Prof. B. Przybyszewski).


Oración por la beatificación


    Dios que eres Amor, en tu bondad nos permites participar en el cumplimiento de tus proyectos de salvación. Te damos gracia por los dones concedidos a tu Sierva Sofía Czeska que, siguiendo el ejemplo de María que se ofreció en el templo, se entregó totalmente a Tí y ofreció toda su vida a la formación de los nin~os pobres y huérfanos. A través de ella has creado en la Iglesia una nueva familia religiosa al servicio de la ensenan~za y educación de los nin~os y las jóvenes.

   Dios Todopoderoso y Misericordioso, Te rogamos que la glorifiques, con la gloria de los bienaventurados, para que en ella tengamos el modelo y la intercesora en el difícil empen~o de educar y ensenar las nuevas generaciones en la familia y en la escuela, basándonos en la verdad y en el amor de Cristo que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.


Oración de los educadores


   Sen~or Jesucristo, Maestro Divino, Tú con amor acogías a los nin~os y prometiste que quién acogiera a un nin~o, te acogería a Tí mismo, como también con amor acogiste a un hombre joven con sus preguntas concernientes al sentido de la vida.

   Te rogamos humildemente, por la intercesión de la Sierva de Dios Sofía Czeska que por amor a Tí se entregó a los huérfanos y necesitados, dedicándose totalmente a su educación e instrucción, concédanos también a nosotros tu sabiduría y amor para dirigir a éstos que están encomendados a nuestro cuidado. Ensén~anos a ir por las huellas de tu Sierva Sofía y construir hoy la tan deseada por el Santo Padre Juan Pablo II "civilización del amor y vida". Amén.


Oración por obtener gracias


   Dios de infinito amor y misericordia; Tú cada día nos concedes las gracias necesarias para seguir constantemente las huellas de la cruz de Cristo. Con humildad deseamos cantar el canto de agradecimiento por esto que en el tiempo sen~alado escogiste a Tu Sierva, Madre Sofía Czeska, para que por tu amor y para la salvación de las almas realizara su vocación a la santidad por la total renuncia de los bienes materiales y por consagración a la ensen~anza y la educación de los nin~as más necesitados.

Te pedimos, Sen~or, que eleves a la gloria de los altares a tu Sierva Sofía Czeska y nos concedas por su intercesión la gracia .........., la cual te rogamos con fe y con confianza. Por Cristo, Nuestro Sen~or. Amén.


Los agradecimientos por las gracias recibidas por la intercesión
de la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska, pedimos los envíen a esta dirección:


Zgromadzenie Sióstr Prezentek
(postulator procesu)
ul. ¶w. Jana 7
31-017 Kraków, Polonia


Fotos:

1. Iglesia de las Hermanas de la Presentación bajo la advocación de San Juan Bautista y de San Juan Evangelista en Cracovia. Casa General de la Congregación, al lado de la iglesia >>

2. Casa de la Sierva de Dios Sofía Czeska en la calle Szpitalna en Cracovia, en la cual fundó la escuela para las jóvenes >>

3. Firma y sello de la Sierva de Dios Sofía Czeska en un documento del an~o 1631 >>

4. Imagen de la Santísima Virgen María de la Redención de los Cautivos - Madre de la Libertad en la iglesia de San Juan en Cracovia, la cual era especialmente venerada por la Sierva de Dios, coronada con las coronas papales por el Arzobispo Karol Wojty³a el 9 de mayo de 1965 >>

5. Restos mortales de la Sierva de Dios Sofía Czeska en la capilla lateral de la iglesia de San Juan en Cracovia >>

6. Cuadro de la Presentación de la Virgen >>

7. Escuelas de las Hermanas de la Presentación - liceo y gimnasio en Cracovia y liceo y gimnasio Juan Pablo II en Rzeszów >>

8. Apertura del proceso canónico acerca de las virtudes heróicas y de la opinión de santidad de la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska - 1. 04. 1995 >>

9. Clausura del proceso diocesano, en el etapa de beatificación de la Sierva de Dios, Madre Sofía Czeska - 20. 11. 1997 >>

s. M. Renata G±sior
traducciones Danuta Kuca³a

Con la autorización de la Curia Metropolitana en Cracovia, el 1 de junio del ano 2001 L 917/2001
Bp Jan Szkodoñ, Wikariusz Generalny
Ks. Prof. dr hab. Jan Dyduch, Kanclerz Kurii
Ks. Dr Andrzej Witko, Cenzor